Ircservices.com


Características de un maestro de escuela dominical

Características de un maestro de escuela dominical

Un maestro de escuela dominical comparte mucho en común con los maestros de los niños en público o en escuelas privadas. Las características de un buen maestro incluyen el deseo de ayudar a los niños y compartir conocimientos. Las características añadidas de un buen maestro de escuela dominical son un conocimiento de la palabra de Dios y un deseo de compartir el mensaje de Cristo con otros.

Conocimiento de la Biblia

Una característica esencial de un buen maestro de escuela dominical es que tener un conocimiento del libro que planea enseñar. Los mejores maestros de escuela dominical son aquellos que leen la Biblia en forma regular, diaria, que estudiar la Biblia por cuenta propia y en clases con otros cristianos y que base de opciones de vida en principios bíblicos.

Deseo impartir

Una característica de un buen maestro es una persona que ama no sólo aprender, sino que desea compartir ese aprendizaje con otros. Para un maestro de escuela dominical, significa saber no sólo lo que la Biblia enseña, pero también conocer el Dios de la Biblia de una manera personal. Este domingo Profesor sabe el amor de Dios en forma personal y desea que otros, especialmente los de la clase, vienen a conocer a Jesucristo de manera personal.

Destrezas de enseñanza

Un buen maestro de escuela dominical no sólo desea compartir la palabra de Dios con los demás, sino que busca hacerlo con pedagogía positiva. Estas habilidades incluyen la capacidad de comunicarse efectivamente con el grupo de edad para ser enseñados, sensibilidad a las necesidades, paciencia y disposición a escuchar. Características de un maestro de escuela dominical también incluyen la capacidad para asumir un rol de liderazgo y también consciente de que siempre hay más para aprender. Profesores sin experiencia docente deben tener una disposición a aprender y crecer en sus habilidades y capacidades.

Relevancia

Si una lección no tiene ninguna importancia que enseñó, la lección caerá plana y los miembros de la clase pueden convertirse en aburrido o perjudicial. Un buen maestro puede hacer lecciones pertinentes. Un buen maestro de escuela dominical es uno que toma la lección bíblica, entiende el principio subyacente y enseña este principio de manera que los miembros de clase se pueden aplicar a su vida cotidiana y las situaciones.

Disfruta de trabajar con niños

Un maestro de escuela dominical debe disfrutar de trabajar con niños. Que los niños se encuentra molesta e irritante debe no ser enseñar a los niños. Un profesor debe ser capaz de manejar los niveles de energía y curiosidad de los niños, así como sus declaraciones honestas y directas y preguntas. Un maestro de escuela dominical que goza de los niños puede enfocar su curiosidad, energía y entusiasmo en una comprensión más profunda de la lección.

Planes de antemano

La planificación es una característica positiva para un maestro de escuela dominical. Maestros que no planean, no tienen idea cómo lidiar con el tema o preguntas de los estudiantes porque no estudiaron lo suficiente como para tener un mango en lo que está enseñando. Los niños saben cuando un profesor no está preparado. Un buen maestro de escuela dominical planes lo suficientemente bien como para que los cambios menores no son un gran problema. Un profesor preparado es más relajado en el aula y puede ser más sensible a las necesidades de los niños.